Atención al cliente 695 044 650 Atención al cliente 695 044 650

Zapatosdeazafata.com es una tienda líder en internet en calzado para azafatas. Estamos especializados en calzado para azafatas de vuelo (TCP), de ferias, de congresos, de protocolo, y para todo tipo de profesión uniformada.
Aquí podrás encontrar desde trucos para cuidar tus pies a recomendaciones de destinos de viaje o todo lo referente al mundo del calzado laboral

El calor y la talla de los zapatos

Empieza el mes de Julio y ya aprieta el calor del verano. Tanto que nos hemos ido a refrescarnos a la orilla del mar mediterráneo, pero no a un sitio cualquiera, sino a la maravillosa Liguria italiana. A su escarpada y encantadora riviera que se extiende a ambos lados de Génova. Tenemos una cita en la localidad de Portofino, en una pequeña trattoria situada a un costado del malecón del puerto deportivo, tan cerca del mar que si movemos las sillas, nos caemos al agua. Hemos quedado con  Rebecca y con Paola, dos simpáticas azafatas de FlyNiki, para conversar sobre el trabajo.

Hace ya varios años, bastantes, tuvimos el placer de volar con una pequeña aerolínea austríaca que nos sorprendió muy gratamente. Fue un vuelo desde Viena a Barcelona, a mediados de los 90. La compañía se llamaba Lauda Air, cuyo fundador y propietario era el célebre piloto de fórmula 1, Niki Lauda. Volamos en un jet Falcon, un aparato de apenas 50 plazas, poco usual en líneas regulares. Nos agradó mucho el trato cordial y desenfadado de las azafatas que nos atendieron, que, para empezar, iban vestidas con pantalones vaqueros y unas chaquetas de color, creemos recordar, rojo. Nos sirvieron una copa de champagne a todos los pasajeros, como si volásemos en primera clase. La comida, cuya calidad también nos sorprendió, la sirvieron en platos de porcelana, traídos uno a uno, sin bandeja, como si estuviésemos en un restaurante con alguna que otra estrella Michelín, pero a diez mil pies y sobrevolando las nevadas cumbres de los Alpes. Ni que decir tiene que quedamos encantados por el servicio tan exquisito y el trato tan amable.

F1 - Niki Lauda

En el año 2000, Niki Lauda salió de la compañía y pocos años después puso en marcha FlyNiki, una aerolínea  low-cost que opera también desde Viena. Tuvimos el placer de volar con ellos hace poco. El nivel de servicio, al ser una low cost, ya no es el que tenía Lauda Air, pero afortunadamente, sí que le han dado esa impronta, mezcla de trato agradable e informal al mismo tiempo, que la convierte en una compañía muy simpática para el pasajero. Incluso la decoración de los propios aviones es original y sorprendente.

FlyNiki, aerolínea  low-cost

Nuestras amigas Rebecca y Paola llevan varios años volando con ellos. Estaban de descanso en Milán y las hemos convencido para que se dejaran caer por este hermoso puerto mediterráneo y poder así charlar con ellas mientras degustamos alguno de los típicos platos de pasta fresca. Por supuesto, hablamos de casi todo lo que se puede hablar sobre el mundo de la aviación comercial y su actualidad, en especial sobre las consecuencias que están teniendo las low-cost en el panorama empresarial aéreo, pero, como es natural, al final acabamos hablando de los uniformes y en concreto de los zapatos de las azafatas. Como muchas otras tcp, nos confiesan la dificultad que tienen para encontrar calzado profesional que realmente sea cómodo cuando las horas de vuelo se van acumulando en un largo día de trabajo. Es una información que ya no nos sorprende, pues la hemos escuchado muy a menudo y de hecho es el motivo de que decidiéramos lanzar nuestra tienda en la web, pero nos llama la atención cuando nos comentan que ahora que empieza el calor tienen más dificultades para encontrar zapatos que no molesten en los pies. Efectivamente, en cuanto empiezan las altas temperaturas del verano, se incrementa el porcentaje de usuarias de nuestra web que tienen problemas con los zapatos de su talla habitual. El motivo es sencillo: con el calor los pies se dilatan, aumentado de tamaño en alrededor de un 5 %, lo cual supone un incremento de casi una talla de calce. Si a eso le añadimos que las azafatas, como todo el mundo, en su tiempo de ocio suelen utilizar sandalias, que no recogen el pie y que favorecen su expansión lateral del mismo, nos encontramos con que en estos meses estivales es conveniente, a la hora de utilizar zapatos cerrados, como es el caso de los zapatos de azafata, usar una talla más de la habitual.

La evolución de los uniformes de azafata

¿Sabéis la procedencia de la palabra ‘Jet Set’? Quien no se lo haya planteado seguro que cae ahora en su significado. Y es que antes, cuando volar era un privilegio al alcance de muy pocos, el ambiente que se creaba en un Jet (avión), gracias a que en ellos predominaban los atributos de una clase social internacional, rica y ostentosa, era muy diferente. Nada de aerolíneas low-cost y vuelos que puede permitirse cualquiera. Ahora que sabemos que ‘Jet Set’ significa ‘ambiente del Jet’, vamos a observar cómo la moda ha pasado por todas las épocas de los diferentes tipos de azafata.

Promoción de azafatas de los primeros vuelos.

Primera promoción de azafatas del programa '1, 2, 3, responda otra vez'

Sin duda, y como suele ser en todo ámbito, la evolución en el tiempo ha sido para bien. La libertad de indumentaria en el trabajo cada vez es mayor, y aunque muchos trabajos de cara al público sigan conservando su imagen con uniformes, hay que decir que estos son mucho más modernos, cómodos, favorecedores, etc. Por ejemplo, acabamos de descubrir una página web donde están expuestas una gran cantidad de colecciones de uniformes de azafatas de vuelo de aerolíneas de todo el mundo. ¡Impresionante! Si os apetece indagar un poco, ahí tenéis un tesoro compuesto de 843 uniformes distintos de 360 aerolíneas del mundo.

En cualquier caso, parece que en la mayoría de uniformes para distintas profesiones no se tiene muy en cuenta el calzado. Es un elemento que desgraciadamente pasa más desapercibido. Y no por ello es menos importante. De hecho, como sabéis, gracias a nuestros pies todo lo demás se mantiene. Por eso hay que cuidarlos y tenerlos muy en cuenta en el mundo laboral, en el día a día. Trabajos tan sufridos, en los que pasáis tanto tiempo de pie, como pueden ser los de las cajeras, hostelería, limpieza, comercial, etc. también han de prestar especial atención a los zapatos. Prevenir en salud es sinónimo de bienestar, de felicidad.

Un ejemplo muy claro lo encontramos en la página web mencionada arriba en la que hay muchísimas colecciones diferentes de uniformes con sus respectivas fotos y tomas. Pues bien, como podréis haber comprobado no cuenta con ninguna imagen de rodilla para abajo. Y por consiguiente no se visualiza ni un zapato. En la vida real también tenemos muchos ejemplos en los que en algunas profesiones te facilitan hasta el uniforme para luego decirte: ‘Ah, y del calzado ya te encargas tú’. Desde aquí te animamos  a que no te conformes con cualquier cosa. Busca la comodidad, la calidad y la elegancia que mereces sin perder nada a cambio. Al contrario, ganando en bienestar, salud e imagen. Elige el calzado que estiliza la figura, además de darte un toque distinguido, destacará tu profesionalidad sin que pases desapercibida.

Y tú, ¿usas uniforme en el trabajo?

El cuidado de los pies

Uno de los motivos de preocupación que más nos comentáis es el bienestar de los pies tras tantas horas de trabajo, así es que le hemos preguntado a nuestro asesor podólogo y nos ha proporcionado una serie de consejos prácticos para cuidado de esa parte de la anatomía que tanto sufre en el caso de las azafatas.

El cuidado de los pies

La observación de los pies es importante para detectar cualquier cambio o anomalía:

  • Es necesario mantener una higiene de los pies adecuada utilizando jabones ligeramente ácidos y agua templada.

  • El secado correcto debe incluir los espacios interdigitales.

  • Las uñas deben presentar un aspecto rosado transparente, sin manchas ni rugosidades, y deben cortarse correctamente.

  • El uso de un calzado adecuado es vital para la salud de los pies. En el caso de profesionales como las azafatas de vuelo, ferias, congresos, etc…, es preciso el uso de calzado profesional específico, diseñado y fabricado para cumplir los requisitos de comodidad y seguridad necesarios. En definitiva, deben ser zapatos cómodos para azafata, con tacones de base ancha, no demasiado altos. Al mismo tiempo, debe estar fabricado en piel, incluido el forro y la plantilla, para facilitar la transpiración del sudor. La calidad de los materiales es imprescindible que sea óptima, para que sea un calzado resistente que no se deforme con el uso (ello perjudica la integridad del pie).

  • Hay que evitar ir descalzo en lugares públicos para impedir el contagio de hongos y verrugas.

  • No se debe usar nunca calzado ajeno.

  • Se debe mantener un correcto grado de hidratación. Para ello se ha de aplicar diariamente una crema hidratante específica para pies.

  • Para la aplicación de productos dermatológicos, es conveniente consultar al médico, farmacéutico o podólogo, quienes indicarán los más adecuados para cada caso.

Como veis, el cuidado de los pies no requiere de una metodología complicada. Se trata de normas sencillas, pero que es necesario tener en cuenta, en especial la utilización de unos zapatos para azafata adecuados.

Viaja a los años sesenta con “Pan Am”

A veces, las anécdotas de las azafatas son tan inspiradoras que ni siquiera los directores de cine pueden resistirse a sus encantos. Algo parecido sucedió con las protagonistas de Pan Am, una serie de televisión inspirada en la compañía Pan American World Airways (más conocida como Pan Am).

La historia cuenta las experiencias del personal de vuelo de la aerolínea internacional, que vivió su época dorada en los años sesenta. Esta serie sólo duró una temporada: al parecer, la baja audiencia obligó a cancelar los nuevos episodios. En Zapatosdeazafata.com reconocemos el talento, por lo que hemos querido rendirle un pequeño homenaje a nuestras precursoras (pero sin desvelar nada de la serie, tranquilas). Aquí podéis ver el trailer de la serie.

Hay cosas que no han cambiado desde entonces, como las que rememora la ex azafata de Pan Am, Sheila Riley, en un programa especial sobre la serie: “Nos comprábamos guantes en Roma, perfumes en París, pastillas en Tokio, nos hacíamos ropa en Hong Kong y Bangkok…”. Las azafatas tenemos la gran suerte de que podemos viajar a miles de lugares en nuestra vida, aunque es un trabajo muy duro y, en ocasiones poco valorado.

Esto contrasta con la imagen de los sesenta: en aquella época, el oficio de azafata era muy envidiado porque sólo la clase adinerada podía permitirse viajar. Además, las azafatas no sólo conocían mundo, sino que también era normal que entretuvieran a los pasajeros con charlas, recomendaciones, juegos… Esto nos los muestra uno de los vídeos promocionales de la compañía.

En la serie también aparecen varios momentos en los que las aeromozas se sientan junto a los pasajeros, quienes valoran y escuchan sus opiniones como si les vinieran de un amigo. “Es sorprendente ver cómo en un período de tiempo tan corto, volar ha pasado de ser algo increíble y fantástico a convertirse una experiencia desagradable y molesta a la que hay que recurrir sólo para llegar a algún sitio”, comentó Christina Ricci, la actriz que interpreta a una de las azafatas de la serie.

Uno de los aspectos más llamativos, y que por desgracia ha caído en desuso, es el espíritu de Pan Am: trabajo en equipo, buena presencia y glamour. Ya lo comenta una de las azafatas en la serie, comentando qué le habían enseñado las prácticas en Pan Am: “Confianza, liderazgo y diplomacia. Todo ello con estilo y elegancia”. Asimismo, antes se valoraba mucho al trabajador, y se entendía que, si éste estaba contento, trataría a los clientes con amabilidad, lo que satisfacía a su vez al empresario. Por ello se mimaba tanto a las azafatas para que no enfermaran y se sintieran cómodas, tanto en su puesto como en las habitaciones en las que se hospedaban durante sus viajes.

Viaja a los años sesenta con “Pan Am”

¿Qué decir de su vestuario? “Creo que hay algo especial en ponerse un uniforme, te hace sentir de otra manera. Nos sentíamos muy sofisticadas y elegantes vestidas así, porque eran trajes muy bien cortados y muy bien hechos. Los gorros, los guantes y los zapatos son fantásticos; era muy divertido usarlos, y te sentir y moverte de otra manera”, decía Margot Robbie, que interpreta a Laura Cameron en Pan Am.

Lo cierto es que da gusto verlas con ese uniforme vintage, a juego con el ambiente de los sesenta. En cuanto a los zapatos, Ane Crabtee, la diseñadora de vestuario de la serie, ha comentado en varias entrevistas qué requisitos debían cumplir los de las auxiliares de vuelo: limpios y pulidos, de dos a tres pulgadas de talón y de tacón fino y puntiagudo. Ahora solemos llevar de 3 a 7,5 centímetros, dependiendo del evento. Aunque sean bajos, pueden acabar siendo incómodos si estamos mucho tiempo de pie (a menos que compremos unos buenos zapatos, claro).

En la actualidad, Pan Am marca tendencia en moda: los aficionados a la época pueden adquirir todo tipo de merchandising en la  página de la firma. De hecho, “muchos de los primeros diseños de Praga están inspirados en uniformes. El de Pan Am es espléndido en su simplicidad y en el papel para el que está hecho”, opina Ane Crabtee.

Para las que añoramos la época pero no aspiramos a tanto glamour, esta  página nos enseña a hacernos nuestro propio traje de azafata Pan Am.

Viaja a los años sesenta con “Pan Am” - Cartel Serie

Ha llovido mucho desde aquellos años, pero siempre nos quedará la magia de la televisión y el cine para transportarnos a una época que quizá no conocimos de primera mano, pero que añoramos por lo fantástica que nos parece a través de la pantalla. Decidnos, ¿cuál es vuestra película/serie favorita sobre las azafatas? ¿Y cuál creéis que refleja realmente nuestro día a día?

Recomendaciones del calzado laboral II

Especial Hostelería

Como prometimos, continuamos hablando de los consejos que nos proporciona la “Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómico”. Dedicaremos esta entrada a los zapatos más adecuados para los profesionales de la hostelería, tales como los camareros, cocineros o maîtres.

Recomendaciones del calzado laboral II. Especial Hostelería

Algunos trabajadores de este sector tienen que permanecer de pie mucho tiempo (como los empleados de los mostradores) o no dejan de correr de aquí para allá para atender todos nuestros pedidos a tiempo, como los camareros. Si el establecimiento tiene terraza, entran y salen cada dos por tres, y si encima pisan suelo mojado (recién fregado, lluvia…) pueden sufrir algún que otro resbalón.

Todo ello conlleva que hagan movimientos o posturas con las que fuerzan el cuerpo; en el momento no se suele dar importancia a los pequeños dolores, pero a largo plazo pueden acarrear “la aparición de molestias en la espalda y sobrecarga de la planta del pie, hinchazón y fatiga”.

Recomendaciones del calzado laboral II. Especial Hostelería - Molestias en la espalda

¿Qué requisitos técnicos y ergonómicos se deben exigir al calzado para garantizar su adecuación a la actividad hostelera?

Consultemos la Guía:

  • La horma del calzado debe ser ancha para permitir una correcta adaptación al calzado, ya que el pie cambia con cada movimiento y necesita espacio para mantener la comodidad. Debe permitir también la torsión longitudinal. Esto también se consigue con un material de corte flexible.

  • Para mejorar la estabilidad, establecen que “la anchura posterior del calzado y la del tacón en contacto con el suelo deben ser iguales para proporcionar una base estable y reducir los impactos en el talón del pie”. Consulta el catálogo de Zapatos de Azafata y elije el tacón que más se ajuste a tu trabajo.

  • El problema de las sobrecargas en los pies y las molestias en la espalda se soluciona distribuyendo las presiones en la carga del pie mediante el uso de suelas que no sean demasiado duras y plantillas viscoelásticas en la parte del talón. Nuestras plantillas cumplen estos requisitos: son acolchadas en la parte trasera y transpirables para evitar que la humedad se acumule en el interior del calzado. Esto garantiza la comodidad que los expertos nos aconsejan y una mayor durabilidad. ¿Las ha probado ya?

  • Los expertos de esta Guía han determinado que “el calzado está continuamente sometido a movimientos repetitivos y a la presencia de contaminantes que van desgastando y degradando el material”, de modo que el empeine, la puntera y la suela son las zonas más afectadas. ¿Cómo evitarlo? Reforzando la puntera y el empeine.

  • Un tipo de calzado idóneo para los cocineros son los zuecos de goma: tienen un corte liso, son fáciles de limpiar y la tira trasera y talón con forma de cazoleta permiten asentar el pie. Así, estos profesionales de la hostelería realizarán su trabajo sin tener que preocuparse por sus pies (ni por que se les escurran los zapatos, ¡que más de una vez nos ha pasado por ir con prisas!).

  • Si trabajas en el sector o conoces a alguien vinculado al mismo, replantéate si sigues estos consejos: en el trabajo conviene estar pendientes de las tareas, no de los dolores que éstas nos provocan.

    Recordad que podéis acceder a la “Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómicoen nuestro anterior post dedicado en especial a las azafatas. ¡No dudéis en consultarnos cualquier duda!

¿Cuánto me van a durar los zapatos?

Hablábamos el otro día de la importancia de la horma a la hora de diseñar zapatos para azafata que sean elegantes y cómodos, sin embargo, elegancia y comodidad, siendo las más relevantes, no son las únicas cualidades que una azafata le pide a sus zapatos. El calzado es para la azafata, al mismo tiempo que un elemento estético, una herramienta de trabajo a la que se le da un uso intensivo. Ese uso somete al zapato a un gran desgaste, por lo que una cualidad imprescindible que las azafatas exigen al calzado es la durabilidad.

Sin embargo, es un atributo difícil de mostrar a priori, saliendo a la luz con el tiempo de uso del zapato, cuando ya cualquier deficiencia o defecto no tienen solución. Por ese motivo nos gustaría contaros aquí, de forma concisa, cuales son los elementos más importantes que influyen en la durabilidad de un buen calzado para azafatas.

¿Cuánto me van a durar los zapatos?

El diseño y la fabricación de un zapato es una tarea compleja, compuesta de múltiples procesos que requieren de mano de obra muy especializada y profesional, y que utilizan multitud de componentes y materiales (un zapato tipo salón para azafatas tiene alrededor de quince partes distintas y pasa por más de veinte fases de producción), siendo todos ellos importantes para la durabilidad. Sin querer ponernos excesivamente técnicos, nos gustaría comentaros las que son más decisivas y en las que nosotros nos centramos a la hora de conseguir un zapato resistente y duradero:

  • El corte y el forro del zapato han de ser siempre de piel (nunca sintético), pero no vale una piel cualquiera. Existe una gama muy amplia de clases, acabados y calidades de pieles. Es preciso huir de las que son de bajo precio, pues nunca ofrecen la calidad adecuada: han de utilizarse pieles ni demasiado finas, ni demasiado gruesas, con la flexibilidad suficiente como para adaptarse a la forma del pie, pero no tan blandas como para que se estiren y cedan, lo cual provocaría la pérdida de calce del zapato. Igual de importante que la calidad de la piel, es la profesionalidad en el procesado de la misma durante las diferentes fases de fabricación. Un ejemplo: los zapatos se pasan por un horno a alta temperatura con la horma dentro, para que por efecto del calor adquieran la forma exacta y definida de la horma. Si ese proceso se realiza inadecuadamente, la piel se puede quemar y el resultado será un zapato defectuoso que se romperá al poco tiempo de uso.
  • La suela del zapato, para que sea resistente y de calidad, debe ser de piel o de goma. La suela de piel, sin embargo, se utiliza mucho en el calzado de vestir, pero no es adecuada para los zapatos de azafata, donde es preferible el uso de la goma, que ofrece mejores cualidades de flexibilidad, adherencia y resistencia. Existen imitaciones de suela de piel y de goma, pero son materiales sucedáneos de baja calidad que se desgastan muy deprisa e incluso se rompen con poco uso.
  • El tacón. Existe una tendencia por parte de muchos fabricantes a utilizar tacones de pvc pintados imitando diversos dibujos de suela natural, pero esa práctica va en detrimento de la durabilidad del zapato, ya que la pintura desaparece a los pocos días de uso, por efecto del rozamiento. Nosotros preferimos utilizar tacones de ABS (un material mucho más resistente que el pvc) forrados en suela de piel natural, muy resistente. No hay que olvidar que el tacón, por su efecto en el equilibrio del zapato, es una pieza clave del mismo, de manera que si se desgasta, se tuerce o se quiebra, el zapato queda inservible.
  • La planta. El zapato de salón lleva dos plantas distintas, la que se denomina “planta de montado” y la “sobre-plantilla”. La planta de montado no se ve, pues va debajo de la sobre-plantilla, pero es decisiva a la hora de conferirle resistencia al zapato, ya que viene a ser la estructura del mismo, con lo cual es primordial que sea de un material resistente, muy rígido en la zona del arco plantar y el talón, al mismo tiempo que flexible en la zona delantera, donde apoyan la almohadilla del pie y los dedos. Una planta de gran calidad, como la que llevan nuestros zapatos, le da gran resistencia al zapato ante las largas jornadas de uso, al tiempo que ayuda a conferirle la necesaria comodidad.

Por supuesto que hay más componentes y procesos importantes para confeccionar un zapato de azafata resistente y duradero, como por ejemplo, el tipo de adhesivo que se utilice para pegar el corte a la suela, o bien la calidad de las costuras del corte, la resistencia de los contrafuertes que evitan que se deforme la puntera y la talonera del corte… etc… son tantos los elementos relevantes que sería tedioso describirlos todos en esta entrada.

Lo que queremos es transmitiros a rasgos generales los atributos que diferencian un buen calzado para azafatas de otros más mediocres, de manera que podáis tener un criterio objetivo y eficaz a la hora de elegir vuestros zapatos.

La horma de tu zapato

Hagamos un apunte de tipo técnico en esta entrada para hablar sobre una de las partes más importantes de un zapato, que siendo fundamental a la hora de determinar la comodidad y la elegancia del calzado, queda en anonimato, porque no se ve en sí misma. Nos referimos a la horma.

Una de las dificultades con que los antiguos zapateros artesanos se encontraron fue la de darle a las pieles y tejidos la forma del pie. La primera dificultad radica en que los pies de cada persona son distintos a los de otra, en longitud, en anchura y en morfología; la segunda dificultad está en que una misma persona no tiene los dos pies exactamente iguales, es decir, el izquierdo es distinto al derecho.

La horma es una pieza de plástico (antiguamente era de madera) que tiene la forma idealizada de un pie y que se obtiene por un elaborado proceso de fabricación a partir de una serie de medidas técnicas que vienen a ser una media estadística de los distintos tipos de pies. Sobre la horma se aplican los distintos componentes del zapato (suela, tacón, plantilla, corte superior, etc…) durante el proceso de producción del zapato. Al final del mismo la horma se retira y queda el zapato terminado y listo para su uso. La fabricación de hormas está muy tecnificada hoy en día, pero no deja de tener un elevado componente de diseño, pues no solamente determina la forma y el calce del zapato, sino que le confiere la línea, la cual cambia con la moda y depende del talento artístico del diseñador de la horma. Podríamos decir que fabricar hormas tiene mucho de ciencia y mucho de arte. De la habilidad del diseñador de la horma va a depender que posteriormente el zapato sea cómodo, que calce correctamente en cada una de las tallas, que esté equilibrado, que tenga una línea y unos volúmenes armoniosos y bonitos.

La horma de tu zapato

En zapatosdeazafata.com somos conscientes de que la horma es la base para conseguir un zapato para azafatas muy cómodo y elegante. Por ello damos mucha importancia al diseño de las mismas, trabajando con algunos de los mejores modelistas y procediendo siempre a la comprobación de su calidad mediante un largo proceso de prueba de las mismas para constatar que efectivamente son cómodas y calzan bien en cada talla de pie.

Estamos orgullosos de nuestras hormas y podría decirse que es el detalle técnico más relevante de los que nos diferencian de la competencia. Pensamos en ellas como el “alma” de nuestros zapatos, lo que determina su personalidad.

¡Amadrina y consigue un descuento en tus zapatos de azafata!

En este post te explicamos cómo puedes obtener tu calzado a un precio más reducido gracias a la pestaña que hemos estrenado en nuestra web: “Amadrinamiento”.

¡Amadrina y consigue un descuento en tus zapatos de azafata!

¿En qué consiste? Solo tienes que crear o entrar en tu cuenta y añadir a todas las amigas, compañeras de vuelo, familiares… que quieras para que sean tus ahijadas. A ellas les llegará un correo electrónico informándoles que tú les has añadido junto a un descuento del 5% para su próxima compra de zapatos. En el momento que la realicen tu recibirás otro código descuento de la misma cantidad. Y así con todas tus amigas. Fácil, ¿verdad?

De este modo, te convertirás en la madrina de tu persona elegida. Si dicha persona también quiere conseguir el descuento, no tiene más que imitarte. Piensa que si envías el enlace a alguien que también necesita zapatos profesionales ¡tendrás tu descuento asegurado!

Encontraréis todas las condiciones del amadrinamiento en la pestaña con el mismo nombre. De todos modos, si tenéis alguna duda, recordad que podéis contactar con nosotros.

Mientras os decidís, os animamos a que echéis un vistazo a este vídeo sobre la fabricación de los zapatos españoles

¿Qué os ha parecido? Contádnoslo deprisa, ¡en unas horas sale nuestro próximo vuelo!

Recomendaciones del calzado laboral

Especial Azafatas

Hoy os traemos algunas de las recomendaciones del PDF que ya comentamos en nuestro  Twitter: “Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómico”. Ha sido redactado por el Centro Tecnológico de Calzado de la Rioja (CTCR) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), lo que nos garantiza que los consejos provienen de expertos en la materia. Y es que hay que tener mucho cuidado con la información que encontramos sobre salud corporal: no hay que creerse todo lo que vemos en Internet, ni siquiera aunque aparezca en varias páginas, porque podemos llevarnos un buen susto.

Guía del calzado laboral ergonómico. Recomendaciones del calzado laboral. Especial Azafatas

El uso de un calzado cómodo y ergonómico durante el trabajo refleja buena salud y rendimiento, así que tiene que adecuarse con el entorno, factores ambientales, tipo de actividad desempeñada y nuestras características (edad, género, existencia o no de problemas podológicos…).

Vamos a centrarnos en los consejos para las azafatas de vuelo, congresos o eventos, pero más adelante iremos resumiendo los más importantes para los profesionales de la hostelería, fuerzas de seguridad e industria y construcción entre otros. ¡Prestad atención, es muy interesante!

En el caso de las azafatas, esta Guía nos aconseja un “calzado confortable que evite la aparición de molestias y durezas en la planta del pie”, porque permanecemos mucho tiempo de pie, lo que nos da dolores de espalda, hinchazón fatiga y, muy importante, sobrecarga de la planta del pie. A ello se le suman las posturas forzadas (por ejemplo, para alcanzarle la bandeja a un pasajero que está lejos de nuestro alcance) y las bajas presiones, en el caso de las azafatas de vuelo, que produce hinchazón en los pies.

Recomendaciones del calzado laboral. Especial Azafatas

¿Recomendaciones para elegir bien nuestro calzado?

  • En lo referente al interior del zapato, sugieren que sea totalmente liso: los pliegues o costuras pueden producir rozaduras o molestias al cabo del rato.

  • La horma del calzado debe ser flexible para adaptarse al cambio de forma y volumen del pie a lo largo de la jornada laboral.

  • Por otra parte, la suela interior blanda o una buena plantilla ayudan a distribuir mejor las presiones en la planta. Para zonas enmoquetadas, es recomendable que el piso (es decir, la suela del zapato) y la plantilla sean de material antiestático para evitar que, después de caminar un buen rato, nos carguemos de electricidad estática.

  • En cuanto al tacón, no conviene que sobrepase los 30 mm de altura, y su ancho en contacto con el suelo no debe ser excesivamente estrecho para proporcionar una base estable al talón del pie. Centrándose en la suela, establecen que debe tener más rugosidad en la parte trasera para que podamos movernos con la seguridad de que no vamos a resbalar al pasar de un suelo seco a uno húmedo o mojado.

Puedes encontrar más información en el PDF descargable de la web.

 

El tacón medio, un canon clásico

Son los grandes olvidados en las pasarelas y eventos sociales, pero las azafatas los han llevado siempre con orgullo sabiendo que la forma, las curvas y la altura de este tipo de zapato inspiraron los primeros diseños del zapato más femenino. Sí, quizá el tacón medio sea el menos popular, pero se trata del tamaño clásico que asentó la popularidad de este gran accesorio de mujer.

La historia del tacón comenzó hace seis siglos en esos mínimos 3 ó 5 centímetros para un uso exclusivamente práctico, como era la utilización de los estribos para montar caballos, para pasar posteriormente a convertirse en un accesorio puramente estético y vinculado solo a la mujer.

La historia asegura que la invención de esta pequeña pieza que realzaba fácilmente la figura corrió a cargo del rey Luis XIV, aunque seguramente no eran tan cómodos como los que pueden llevar las azafatas para trabajar durante largas jornadas. Esta figura, popularmente conocida como el Rey del Sol, no es que quisiera revolucionar la moda sino más bien arreglar sus problemas de estatura.

Al margen del uso que le diesen los señores de la monarquía, las mujeres de la época ya adoraban ese tacón tan recatado que fue ganando estatura solo por la elegancia que aportaba a su estilismo. No obstante, son muchas las teorías que aseguran que el tacón nació mucho antes para cubrir las necesidades de mujeres de peso como Caterina de Médici, quien contrajo matrimonio con el rey Enrique II de Francia. La futura reina del país galo encargó zapatos de tacón para un día tan especial como el de su boda, con el fin de disimular lo bajita que era de cara a sus invitados. A partir de ahí la revolución del tacón fue imparable en la mayoría de las cortes.

El tacón medio, un canon clásico - Zapato de época

El tacón medio, un canon clásico - Zapato de tacón antiguoExquisitos, sofisticados, llenos de brocados y piedras preciosas… Sin duda nada que ver con la sencillez que guardan los zapatos de azafata en la actualidad, pero sí igual de elegantes y de formas similares.

Cuando echas la vista atrás, es curioso ver las similitudes entre las tendencias del siglo XVIII y el zapato de tacón de azafata que conocemos a día de hoy. En aquella época la duquesa Madame de Pompadour, ya denominó a su propio estilo de calzado femenino ‘tacones pompadour’, de estatura media y extremadamente sofisticados. Comenzaba así el camino del diseño de los zapatos de tacón pensado para todas las ocasiones, incluido aquellas en las que una debe pisar fuerte pero con comodidad, como es el caso de nuestras azafatas.

Zapatos de Azafata - Modelo Gante

Sean unos centímetros más o menos, sin duda los zapatos de tacón son un complemento de moda indispensable con mucha historia.